ÁNGEL CERVIÑO. IMPERSONAL










¿Es que todo es reverso?
Lorenzo García Vega


MARGEN



No partículas sino campos / polirritmia de la que escuece / retales niños / compás de compases[1] // sistemas de instantes / daba la zorra al abad
el autor (aparte):
 -el abuso del asíndeton no convertirá en poema un enunciado

[1] Compás de compases es uno de los nombres del fuego de campamento; para prevenir el incendio, en los escenarios más angostos se suele añadir una pizca de parsimonia a la secuencia.





Traspatios verbaliza el durmiente / arado hereda / comidilla de vecindad / mercado negro del nombrar // todo orejas el decir / diablo menor que silba mientras trabaja
así este ulular que flemáticos Atilas nos sonsacan





Traducir al envés deseo / ¿beso de manco? /[2] ¿palmada de ciego?

[2] En la barra diagonal ribazo con madriguera.











Estrafalario consuelo la fuga del Maestro / la voz en off lo dio a entender todo a un tiempo: / los hemos reducido a diez / voceaba polvorienta / pero el adulterio continúa en la lista / remarcó tras una teatral pausa /ahora Él está preparando la versión editable / policromando las compuertas / mientras tanto / para entretener la espera / id haciendo añicos esos remilgados Beatus Ille de porcelana
solo es cuestión de ir cogiendo confianza -se nos dijo- / el ungido[3] vivaqueó en su calavera por un tiempo

 [3] Al crucificado se le encontró, en el bolsillo interior de la americana, una hoja mecanografiada plegada en cuarto. El afiladísimo estilete que acabó con su vida, antes de paralizarle el corazón, atravesó –por este orden- las palabras: confidencia, recado, piaba y cupo (o quizá supo, pues en este último caso la acumulación de sangre entorpece la lectura).






Así de sopetón llamó al convite / como huésped que anuncia / va y dice / asaeteada projimidad / tú sola enturbias la pleamar del lirio // y justo cuando debía voltearse (con supuesta gracia) / vuelca el jarrón / quiebra la olla del príncipe / casca la escudilla del sustento
el trasterrado -ni en la máscara descansa- se salió por la tangente
(sed de los ojos / a pedradas sí que cunde)[4]


[4] COMENTARIO DE TEXTO:
a) Si en la cópula remolonea y se comba ¿qué entonación reclama el participio asaeteada?

b) A partir de los datos mostrados responda, sin alardes retóricos, a la pregunta: ¿medrará la opción del canto como sombra de águila sobre el pequeño roedor que ya aprieta los párpados en los rastrojos? Tase numéricamente esta proposición.
c) Póngase en mi lugar, haga un sincero ejercicio de contrición y propósito de enmienda: ¿delito de ocasión todo poema?

d) En la última corrección se suprimió la línea "si progresa la afonía / hendir la rama", ¿por qué?





Human verification. To verify you are human, please type[5] in the code you see below:
pasó por taquilla el aguacero / (suenan toses en la megafonía / leve percance diegético) / el yo lírico se mueve en círculos a la manera pugilística / tiende a desdoblarse tras cada revuelo // acumula mutismo en la faltriquera / toma en préstamo hace suyos- los gestos reglados del neófito / ahuecado se balancea si el lastre son te quieros
todo junto reverdece

[5] Raramente el autor interpela a sus lectores utilizando las fórmulas regladas de la relación epistolar, de ahí la relevancia de estas proposiciones. (NOTA DEL EDITOR)






Cómputo de modales y arreos / los vocablos acuden en tropel a los reclamos / sintáctico se encrespa el oleaje / sube la marea léxica y no se hace pie en el poema
estos son los cuatro estados del goce primario en la notación incidental





Apicultor de asombro / tamborilero (amordazado) del azar / imitador de fogatas / y el caso es que a pesar de todo –¡mira qué te digo!- desde el antepecho saludaba
esos son los cuatro nombres que figuraban en las fichas de atrezo del ventrílocuo





Terco merodear de las afueras / circuncisión de bolsillo / en el bandidaje apenas uno del montón / y carraspeo del conspirador venteando incendio
estos son (sin entrar en detalle) los cuatro tonos dominantes del sueño ligero






Gruñe hambriento el ruiseñor / burladero con música de fondo (inaudibles así los empellones) / flauta-fémur de bañista / y turbas de silencio presionan desde los márgenes
estos son las cuatro llamadas que anuncian la procesión invernal de suplicantes





Comparece emperrado a medio hacer (modoso en los pastos pero contumaz en la estampida) / aturde sus ansias en reclinatorios de abaratados cultos / jura y perjura sobre el don de la hibridez[6] / hace sonajear los amuletos (el resto pura invención y además resulta poco práctico)
estos son los cuatro sobresaltos que acechan –gajes del oficio- en cada segunda voz

[6] De español con india nace mestizo, de mestizo con española nace castizo, de castiza con español nace española, de español con negra nace mulato, de mulato con española nace morisca, de morisco con española nace chino, de chino con india nace salta atrás, de salta atrás con mulata nace lobo, de lobo con china nace jíbaro, de jíbaro con mulata nace albarazado, de albarazado con negra nace cambujo, de cambujo con india nace zambo, de zambo con loba nace calpamulato, de calpamulato con cambuja nace tente en el aire, de tente en el aire con mulata nace no te entiendo, de no te entiendo con india nace torna atrás.







Bestia lunar / masticas oscuridad y hondura / océano / coreografía sonámbula del agua / promediada por el viento la cabrilla de las crestas / metódica persistes / es resquemor voraz de larva / inventario de vegetaciones lentas / y todo lo que a la oquedad revierte / arriba –erizada de sí- / engañosos edificios en cristal de ola / la luz levanta 
allí tejiera la fijeza sus espumas







Contradanza de ida y vuelta / lagrimea el mar a paso de horda sobre los innumerables labios de la arena / se deja llevar la brisa a un punto ciego / atardece en braille 
y entonces sí / todo callar (aquí un mohín) canto de sirena[7]

[7] Latido subacuático de la madre, medusa que en la orilla se enfanga, bajío recesivo, pulsión líquida anterior a la atmósfera y la respiración: cómo quema la sequedad del primer aliento, la primera luz abrasa los párpados. Arrebatados a la ciénaga con el primer llanto, todavía cerramos los ojos cuando su música con más intensidad nos alcanza: aquella música de agua.