LATITUDES. POESÍA MEXICANA ACTUAL: RODRIGO FLORES SÁNCHEZ .





Retrato de Gertrude Stein en el Raval

Era tarde me había despertado tarde después de haberme despertado con demora aplazamiento dilación o prórroga salí impulsado como con propulsor a la calle caminé por la calle procurando perderme entre calles que aún no conocía con la intención de trazar un itinerario inédito de pronto se me ocurrió que esta caminata tenía un propósito una intención secreta aunque en realidad es posible que no fuera del todo un propósito una intención secreta sino la justificación a posteriori elaborada intrincadamente a propósito de un extravío planeado entonces como te estaba contando seguí mi camino sin propósito pero justificado pasé por la calle del Carmen que sí conocía y a continuación me interné entre otras calles de El Raval que no conocía es decir me interné en calles para mí desconocidas ignoradas veladas ignotas la justificación no el propósito era buscar un café donde pudiera leer a Gertrude Stein llevaba el libro de Gertrude Stein de la solterona hombruna del caníbal sintáctico bajo el brazo y caminaba velozmente entre calles que no conocía entre calles desconocidas ignoradas veladas ignotas y mientras caminaba por esas calles desconocidas ignoradas veladas ignotas esas mismas calles devenían íntimas familiares rutinarias y hasta célebres fue entonces y no antes que llegué a un café un café desde luego desconocido pero que inmediatamente devino familiar y solicité café y napolitana y mientras mordía mi napolitana y erosionado bebía mi café leía a Stein…
Por un tiempo prolongado todo el mundo rechaza y después casi sin ninguna pausa casi todo mundo acepta. En la historia del rechazo en el arte y la literatura la velocidad del cambio es siempre asombrosa. Ahora la única dificultad con el cambio de miras en relación con el arte es ésta. Cuando la aceptación llega, con esa aceptación la cosa creada se transforma en un clásico. Es un fenómeno natural es más es un fenómeno natural extraordinario que una cosa aceptada se transforme en un clásico. Y cuál es la cualidad propia de un clásico. La cualidad propia de un clásico es que es bello. Ahora es cabalmente verdadero que una obra de primera línea es bella pero el problema es que cuando esa obra de primera línea se transforma en clásica porque es aceptada la única cosa importante de ahí en adelante para la mayoría de los aceptadores para la gran mayoría, la mayoría más inteligente de los aceptadores es que es maravillosamente bella. Desde luego que es maravillosamente bella, sólo cuando sigue siendo irritante molesta estimulante pero entonces todas las cualidades de la belleza son negadas.
Tras leer a Stein la solterona hombruna el caníbal sintáctico salí propulsado por un motor nuevo y desconocido a la calle a la calle desconocida y nueva y caminé de nuevo por calles no íntimas ni familiares ni rutinarias y tampoco célebres sino por caminos nuevamente desconocidos ignorados velados ignotos algo se erosionaba es decir eran calles nuevamente nuevas soy olvidadizo distraído desorientado y por eso siempre me erosiono por eso lo que debería ser consabido retorna a su condición original y lo original es siempre inédito y lo inédito es siempre inseguro y lo inseguro siempre cautiva y fascina a voluntades débiles y frágiles como la mía entonces como te estaba contando comencé mi regreso sin saber qué rumbo debía tomar hasta que reconocí la calle de san antonio y vi a alguno grupos de viejos sentados en las bancas de la calle y vi a conjuntos de mujeres maduras arrellanadas en las bancas de la calle y las putas y los viejos eran un indicio una señal una brújula sobre cómo retornar a casa los viejos y las putas en las bancas las putas y los viejos en las terrazas de los cafés en las mesas de los cafés en las puertas de los restaurantes eran una pista una huella para retornar a casa viejos y putas y putas y viejos que comparten un código de seducción y ligue que se pliegan y repliegan putas viejas y viejos putos compartiendo pautas y pistas que conforman un secreto una clave y entonces y por eso sabía o creía ya saber qué rumbo debía tomar y pasé por la calle de la paloma y luego pasé por la calle del tigre y pensé que al vivir una calle enseguida de la calle del tigre y dos calles pasando la calle de la paloma uno sólo puede sentirse víctima o verdugo o una víctima erosionada con hacha o un verdugo erosionado en la guillotina y entonces como te estaba contando al aplastar la paloma y luego al abatir al tigre me preguntaba recuerdo que me preguntaba erosionado erosionado qué estoy haciendo aquí erosionado qué hago aquí erosionado por qué estoy aquí lloraba muy dentro de mí  erosionado erosionado erosionado y me preguntaba qué estoy haciendo aquí qué hago aquí por qué estoy aquí y eran insistentes y repetitivos el llanto interior erosionado y mis lágrimas de cocodrilo o al menos era obstinada erosionada mi forma de imaginar mi llanto interior y las lágrimas de cocodrilo y entonces llegué a la calle Valldonzella que es la calle donde vivo y entonces supe y lo supe porque erosionado erosionado erosionado erosionado recordé que había salido impulsado como con propulsor a la calle supe y recordé que mi propósito o justificación ahora recordaba o creía recordar era buscar un café donde pudiera leer a la solterona hombruna al caníbal sintáctico y recordar esto que recuerdo para escribir erosionado esto que escribo sobre aquellos tiempos ya remotos aquella época ya legendaria.


El que tiene más saliva traga más pinole (declamación a cargo de FCH y RLV)
RLV
yo que sólo canté de la refrita
partitura del íntimo inodoro
alzo hoy la voz a la mitad del foro
a la manera del tenor que imita
la gutural modulación del bajo
para untar a la epopeya cascajo

Rey del mambo
La justicia y la defensa de la vida,
de la libertad, de la integridad
y del patrimonio de toda persona
son principio y fin de todo Estado o autoridad.

Proteger a los mexicanos
de la criminalidad
ha sido una ausencia.
Diré con una épica sordina:
la Patria es impecable… y asesina.

El objetivo ha sido refrendar a México,
Suave Patria,
como honda música de selva,
y garantizar
el golpe cadencioso de las hachas.

Entre risas y gritos de muchachas
nos propusimos con firmeza, sin dilación,
y entre pájaros de oficio carpintero,
el crimen y sus causas:
familias más pobres
y falta de protección social.

Patria: tu superficie son
las organizaciones criminales,
y tu cielo, un delincuente.
Yo, que soy Niño Presidente,
te escrituro un establo.
Soy un joven abuelo: te escucho loarme,
como único héroe a la altura del arte.

Con las Fuerzas Federales y los ciudadanos
procuramos que los delincuentes tomaran
el control del Estado mexicano.
Patria: tu mutilado territorio
se viste de percal y de abalorio.

RLV
suave patria en tu tórrido festín
se siente tu presencia
no se recupera la tranquilidad
se han cometido errores y abusos con frecuencia
al triste y al feliz has dicho que sí
que en tu lengua de amor prueben de ti
la picadura del daño hecho en oscuridad

Rey del mambo
Trueno de nuestras nubes, que nos baña
de locura. Enloquece a la montaña,
requiebra a la mujer,
incorpora a los muertos.
Los criminales
nos han vuelto tuertos.

Ahora sólo escuchas al trueno del temporal:
Pero yo no percibo en tus quejas
crujir los esqueletos en parejas.
Sólo oigo lo que se fue, lo que aún no toco:
los flujos criminales de armas,
de dinero y de otro poco.

Anacrónicamente, absurdamente,
hemos hecho del libre comercio
una palanca de desarrollo nacional,
y del combate al crimen, idioma blanco,
zócalo de cenizas.

La suave patria tiene un futuro promisorio.

RLV
escucha sollozar a sus mitologías

Rey del mambo
Me ha impulsado siempre un profundo amor a México.

RLV
ahí van sus ídolos a nado 
suave patria tú vales por la niña
que en ciudad juárez
asoma por la reja
semilla de un nuevo méxico
con la blusa corrida hasta la oreja
y la falda bajada hasta el huesito
suave patria te amo no cual mito
sino por tu testimonio proscrito

Rey del mambo
Mi imagen, el Palacio Nacional,
con mi misma grandeza personal
es la concepción institucional.
Que rueden nuestras monedas
hemisféricamente como cabezas,
pues mi objetivo ha sido transformar
a México en una polvareda.

RLV
tus entrañas no niegan un asilo
para el ave que el párvulo sepulta
en una caja de carretes de hilo
y nuestra juventud llorando oculta
dentro de ti el cadáver hecho poma
de aves que hablan nuestro mismo idioma

Rey del mambo
Se han hecho críticas sobre este tema,
y se harán más. Algunas justificadas,
otras no. Pero lo medular del dilema
es que tomamos una decisión trascendente,
ése es y será nuestro lema.

RLV
Es decir, te raptamos en la cuaresma opaca,
sobre un garañón, y con matraca
y entre los tiros de la policía

Rey del mambo
Patria, te doy de tu dicha la clave:
sé siempre igual, fiel a tu espejo diario:
una referencia de dolor, muerte y deslave.
(El Rey del mambo se llena la boca de pinole y termina de enunciar su discurso, atragantándose mientras entre las nubes comienza a sonar Mi chorro de voz.)
Me ha impulsado siempre un profundo amor a México.
Servir a la Patria es el más grande honor que puede tener un mexicano; y servirla en momentos de dificultad, como los que nos ha tocado vivir, es un doble honor.
Termina esta tarea, pero no termina mi compromiso.
Como simple ciudadano seguiré sirviendo a la Patria apasionadamente hasta el final de mis días, agradecido del privilegio que me ha dado la vida de ser mexicano.


Carta

 (…) Desde hace unas semanas vengo pensando en algo. Sé que es prematuro, pero no sé qué me da por contártelo. Tal vez ya te lo conté alguna vez, no lo sé. La otra vez vi en el Museo Tamayo una retrospectiva de Artur Barrio. Hoy volví a ver algo de él en otro museo. Trabaja con carne o trabajaba con carne, carne de vaca. Lo que se me ocurre es que en una lectura, podría ser una lectura, una presentación, un evento patrocinado por un festival de poesía; lo que se me ocurre es que mientras tiene lugar la lectura alguien reparta paquetitos sanguinolientos de carne a los asistentes. La carne fresca se compraría en un matadero. Se trataría de paquetitos de carne de matadero como los de la imagen que adjunto pero de menos peso. Si vamos cinco personas no serviría de nada, pero si se trata de una lectura con diez o veinte personas serviría de algo, no sé para qué serviría, pero de algo serviría. Serviría de algo. Serviría que los asistentes escuchen la lectura tras su paquetito sanguinoliento de carne. Sería útil, legítimo, adecuado. Bueno, el contexto, ya todos lo conocemos, el gobierno es sanguinario, los muchachos de los cárteles son sanguinarios, la pobreza es sanguinaria, los chicos de los partidos políticos son sanguinarios, la iglesia es sanguinaria, muchos son unos cabrones sanguinarios. La poesía lo es y no lo es. La mayoría de las veces no lo es y es tramposo que no lo sea. Creo que una lectura de poesía no puede o no debe evadirse de su contexto. Por eso pienso que sería útil, legítimo, adecuado. Los asistentes y los lectores deben leer y escuchar detrás de paquetes sanguinolientos porque es su contexto, un ecosistema sanguinario que pasa desapercibido. Siempre lo hacemos, siempre escuchamos detrás de la muerte; sólo se trata de hacerlo visible, grotescamente visible, se trata de llevar a cabo una actividad didáctica grotescamente visible. De hacer visibles los cuerpos, los cuerpos reventados, los cuerpos intervenidos por la muerte y la violencia. Barrio protestaba contra la dictadura militar. Yo sé y no sé contra qué o contra quién protestaría; incluso sé y no sé si se trataría una protesta. Un amigo me dijo que le parecía “gratuitamente escandaloso”. Tal vez. Me gustaría conocer tu opinión. ¿Cómo has estado? (…)


El Ecleciastés al revés

paz de tiempo
y guerra de tiempo
y aborrecer de tiempo
y amar de tiempo
y hablar de tiempo
y callar de tiempo
coser de tiempo
y romper de tiempo
desechar de tiempo
guardar de tiempo
perder de tiempo
buscar de tiempo
abrazar de abstenerse de tiempo
y abrazar de tiempo
piedras juntar de tiempo
y piedras esparcir de tiempo
bailar de tiempo
y endechar de tiempo
reír de tiempo
y llorar de tiempo
edificar de tiempo
y destruir de tiempo
curar de tiempo
matar de tiempo
plantado



Homenaje a César Vallejo

constato un espacio vacío al reunir los dedos de ambas manos recobro una tristeza dúctil cierta impaciencia al apretar mis puños contemplándolos sin postular ninguna idea y recordando una tos en la noche y entonces para disipar aquel espacio vacío me enajeno sin regocijo  juego con las falanges con las diez yemas de los dedos sobre los diez nudillos hasta formar un mineral de carne que podría volverse contra mí en cualquier momento tal vez debo proponerme distanciarme de mis manos carecer de ellas no ejercer presión en su dorso mantener mi propósito de aclarar el espacio vacío abriendo y cerrando mis ojos hasta disipar la imagen de mis manos no puedo lograrlo y continúo percibiendo canciones románticas en mis manos que cierro y abro aprendiendo a beber agua con las uñas que ya rasgan mi cuero cabelludo ahora pienso que el espacio vacío es confeccionado por el movimiento veloz de mis dedos sobre las teclas que tararean canciones románticas reveladoras de mi falta de personalidad en situaciones difíciles y hoy no hay furia estoy preocupado déjame encender la luz no quiero nada y la tos comienza a llenar ese espacio vacío con un carraspeo tal vez otro gorrión caiga sucumbo ante la preocupación por lo que como y lo que bebo cuídate comiendo sanamente y haciendo ejercicio sin considerar que el hombre es triste y tose y sin embargo


FUENTE ORIGINARIA: http://www.revistalecturas.cl/latitudes-poesia-mexicana-actual-rodrigo-flores-sanchez-ciudad-de-mexico-1977/